China está aprovechando el efecto Trump (y México podría beneficiarse)



Mañana Donald Trump jurará como el presidente 45 de Estados Unidos. Pero desde que ganara las elecciones el pasado 8 de noviembre, por su retórica tuitera, ha dejado claro que rivaliza con México y Latinoamérica en general, así como con China.

Lo más probable es que uno de los asuntos que primero aborde tan pronto llegue a la Casa Blanca sea la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), tal y como ha afirmado su nominado como secretario de Comercio, Wilbur Ross.

Sin embargo, su política proteccionista y nacionalista puede acarrear una consecuencia indeseable para la estrategia geopolítica estadunidense, y no es otro que otorgar una mayor primacía económica de China en la región.

Latinoamérica es la zona del mundo que más ha intensificado las relaciones comerciales con China desde que empezó este siglo. Ese acercamiento del gigante amarillo a Latinoamérica tiene una explicación natural: esta parte del mundo posee una gran abundancia de recursos naturales. De su territorio se extrae casi el 10% del petróleo mundial, en torno a 20% de mineral de hierro, 47% de la producción de cobre, además de 50% de soya.

Por lo tanto, para que funcione su gigantesca maquinaria industrial, China precisa de todos esos insumos básicos que la ponen en marcha y, aprovechando el arribo al poder de gobernantes que simpatizaban más con el régimen comunista que con el capitalismo estadunidense, se pusieron manos a la obra.

El resultado ha sido que China se ha incrustado ya en la región latina del continente: entre el año 2000 y el 2014, el comercio entre ambas regiones se incrementó en casi 2,000%. Es verdad que se partía de una base muy baja: en el año 2000, el valor de las transacciones comerciales no alcanzaba los 13,000 millones de dólares (mdd).

Ahora bien, en 2014 había ascendido a casi 265,000 mdd. En 2015, se redujo a 237,000 mdd, pero esto se debió más bien a un efecto de precios: aunque las cantidades comerciadas se incrementaron, su valor se contrajo, sobre todo derivado del derrumbe de los precios de las materias primas durante el 2015.

Por ejemplo, el volumen exportado de petróleo de Latinoamérica a China se incrementó 26%, pero su valor se contrajo en 33%. Así sucedió con otros productos como el hierro y el cobre, y no hay que perder de vista que casi tres cuartas partes de las exportaciones de Latinoamérica a China se concentran en esas materias primas: mineral de hierro, soya, cobre, petróleo crudo y mineral de cobre. A cambio, le compra a China una amplia variedad de productos como equipos de telecomunicaciones, computadoras, barcos, instrumentos ópticos o productos derivados del petróleo.


© 2017 Radio Origen Comunicaciones. Todos los Derechos Reservados 

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon