Al menos medio millón llega a Washington para rechazar a Trump; protestas en el mundo



Cientos de miles de mujeres se concentraron el sábado en Washington y otras ciudades alrededor del mundo para demostrarle a Donald Trump que no las callarán durante los próximos cuatro años.

El nuevo Presidente de EU, Donald Trump, visitará hoy la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés) para “agradecer” al personal de los servicios de inteligencia del país.

Las mujeres alzaban carteles con leyendas como “Las mujeres no retrocedemos” y “Menos miedo más amor”, además de otros que criticaban las posiciones de Trump sobre el aborto, la salud, la diversidad y el cambio climático.

Desde temprano se advirtieron señales de que las multitudes superarían en número a las que asistieron a la investidura de Trump en la víspera. Funcionarios municipales dijeron que los organizadores de la Marcha de Mujeres sobre Washington habían duplicado su cálculo inicial a 500.000 a medida que crecían las concentraciones y se hacía imposible tomar el metro.

Las participantes están “ofendidas y asustadas” por el nuevo presidente y quieren mayor voz para las mujeres en la vida política, de acuerdo con la declaración de los organizadores.

“En el espíritu de la democracia y en homenaje a los campeones de los derechos humanos, la dignidad y la justicia que nos precedieron, nos unimos en nuestra diversidad para mostrar nuestra presencia en números demasiado grandes para pasarlos por alto”, dice la declaración.

La marcha tuvo el apoyo significativo del mundo del espectáculo. La lista de oradores en Washington incluía a Scarlett Johansson, Ashley Judd, Melissa Harris-Perry y el documentalista Michael Moore. Estaba prevista la asistencia de Cher, Katy Perry y Julianne Moore, y actuaban entre otros Janelle Monae, Maxwell, Samantha Ronson, las Indigo Girls y Mary Chapin Carpenter.

Había manifestaciones de mujeres y diversos grupos en todo el país y en el extranjero.

Decenas de miles de personas participaron hoy en Londres en una “Marcha de las Mujeres” en protesta por la investidura como presidente de Estados Unidos del republicano Donald Trump y contra “las políticas del miedo y la división”.

La marcha, que coincide con manifestaciones similares en Washington y otras capitales, partió de la Embajada de Estados Unidos en la capital británica y avanzó hasta la céntrica plaza de Trafalgar.

Según los organizadores, unas 80 mil mujeres y hombres tomaron parte en la protesta, a la que se unió el alcalde de Londres, el laborista Sadiq Khan, y que contaba con el apoyo de grupos no gubernamentales como Amnistía Internacional (AI), Greenpeace y Oxfam.

“Nos manifestaremos por la protección de nuestros derechos fundamentales y por la salvaguarda de las libertades que han quedado amenazadas por los recientes acontecimientos políticos”, señalaba la convocatoria difundida a través de internet.

Desde media mañana, diversas estaciones de metro del centro de Londres se vieron desbordadas por miles de personas que acudían a la protesta con pancartas en las que se leían lemas como “rechaza el odio, reclama política”; “no al racismo, no a Trump“, y “combate el fanatismo”.

En Manchester, Edimburgo, Belfast, Liverpool y Cardiff, entre otras ciudades del Reino Unido, se celebraron marchas similares a la de la capital británica.

“Es importante mostrar solidaridad por lo que esta ocurriendo en Estados Unidos. Es un momento bastante oscuro”, afirmó a los medios locales Louise Wescott, una de las participante en la protesta.

“Dentro de 20 años, quiero poder decirles a mis hijos: ‘Yo estuve allí, salí a la calle el día después de que Donald Trump se hizo presidente”, expresó por su parte Shoomi Chowdhury, miembro de Amnistía Internacional.

En Sydney, Australia, miles de personas marcharon en solidaridad a través del parque Hyde de la ciudad. Un dirigente dijo que el odio, los prejuicios y el racismo no son problemas exclusivos de Estados Unidos.

En la víspera de la protesta en Washington, que incluye una concentración por la mañana y una marcha durante la tarde, manifestantes encendieron fogatas y arrojaron ladrillos en una serie de choques que provocaron más de 200 arrestos. La policía usó gas pimienta y granadas de aturdimiento para impedir que el caos se extendiera al desfile inaugural y las fiestas de la noche.

En Sídney, unas 3 mil personas marcharon desde el parque Hyde, en el centro de la ciudad, hasta el consulado estadounidense mostrando pancartas en las que se leía “el feminismo es mi carta Trump” o “lucha como una chica”.

“No marchamos como un movimiento anti-Trump en sí, protestamos contra los discursos de odio, las odiosas retóricas, la misoginia, el fanatismo, la xenofobia”, dijo la organizadora de la marcha, Mindy Freiband, a la cadena ABC.

“Queremos presentar una voz unida con todas las mujeres alrededor del planeta”, añadió.

La cantautora Amanda Palmer y la líder aborigen Jenny Munro participaron en la protesta en Sídney, que también tuvo réplicas en Melbourne, Camberra y Brisbane.

Antes, en Nueva Zelanda, unas 2 mil personas iniciaron en el consulado de EEUU una marcha por las calles de Auckland con pancartas con lemas como “Mujeres del mundo uníos” o “Mi cuerpo, mis derechos”, según Radio New Zealand.

A la protesta, más concurrida que lo previsto por los organizadores, acudieron varios diputados de la oposición, como la laborista Jacinda Ardern o Catherine Delahunty, de los verdes.

En Nueva Zelanda también hubo protestas en Wellington, Christchurch y Dunedin, que reunieron a unas 600, 400 y 300 personas, respectivamente.

En Praga, cientos de personas se concentraron en la Plaza Wenceslao a pesar del frío intenso con retratos de Trump y el presidente ruso Vladimir Putin, y banderas con leyendas como “Esto es apenas el comienzo”.

Medio millar de personas protestaron hoy en Seúl y otras tantas lo hicieron en la víspera en Tokio en contra del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en el marco de las marchas de mujeres convocadas en todo el mundo ante su llegada al cargo.

Unos 500 manifestantes surcoreanos y extranjeros marcharon por calles céntricas de la capital bajo lemas en los que reclamaban “igualdad” y “respeto”, según recogieron los medios locales.

“Protestamos contra las declaraciones discriminatorias y irrespetuosas de Donald Trump durante su campaña electoral, y queremos mandar un firme mensaje al mundo en el día de su toma de posesión”, señalaron en un comunicado conjunto varias organizaciones surcoreanas defensoras los derechos de las mujeres.

En Tokio, una marcha similar fue organizada en la víspera con la participación de unas 400 personas, según estimaciones de la Policía del Área Metropolitana de la capital.

Los participantes se concentraron en el parque de Hibiya, en pleno distrito administrativo de la ciudad, y recorrieron unos dos kilómetros con consignas como “Los derechos de las mujeres son derechos humanos” o “Por un mundo libre de acoso sexual”.

La manifestación fue convocada por la oficina del partido demócrata de EU en Japón, y contó con una participación mayoritaria de residentes estadounidenses en el país asiático, según informó la cadena estatal NHK.


2 vistas0 comentarios