Alberto Vieyra: Se cebó la alianza



El PAN apesta. Los mugrositos del PRD por fin se dieron cuenta que las alianzas contra natura con el PAN son vil prostitución política, pues la motivación fundamental es enfrentar juntos al enemigo común, el PRI, al precio que sea, aún traicionando ideologías.

¿Existirán las ideologías partidistas todavía?

El caso es que en el Estado de México fracasó la alianza PAN-PRD y revientan acuerdos en Nayarit y Coahuila. Los perredistas no quieren ir con los panistas, pero ni a misa, porque ni el bendito se saben.

Desde ahora, y pese a los estragos que en la población ha provocado el gasolinazo, el PRI se perfila a claras victorias a las gubernaturas de Nayarit, Coahuila y Edomex. En esta última, el panismo está confrontado y dividido. La crisis del PAN en Edomex es abismal. No cuenta ni siquiera con un padrón de militantes, lo cual hace suponer que su militancia cabe en un vocho o en un elevador y que los posibles votos que consiga en territorio mexiquense serán por hartazgo priísta.

Será la jerarquía nacional del PAN la que por dedazo designe al gallo o gallina para la gubernatura mexiquense, la más probable se llama Josefina Vázquez Mota, una señora que es antipática hasta en su casa, aunque no se descarta que el perredista Alejandro Encinas pudiese ser el abanderado del PAN, toda vez que declinó contender por el PRD.

Ese partido que irá en coalición con el PT en el Estado de México se quedó sin candidato y podría tardar hasta 40 días para buscar a uno que le garantice que no perderá el registro.

No se descartan reyertas en las tribus perredistas, y en caso de peleas internas por la nominación al gobierno mexiquense, perredistas y panistas le dejarán al PRI el camino libre.

Un fenómeno electoral digno de resaltar en Edomex es que el PRI registró a más de 15 candidatos con la chaqueta de independientes para capotear los vaivenes en las urnas por el gasolinazo.

También en Coahuila se le hizo bolas el engrudo al PAN con el abuso de las alianzas.

Y al chupar faros la alianza nauseabunda PAN-PRD en Coahuila, el partido fundado por Cuauhtémoc Cárdenas decidió hacerle a la graciosa huida en Nayarit donde ya estaba más que planchada y aprobada la alianza entre los de la rancia panadería blanquiazul y los del sol azteca.

En todos los casos, el PRD va solo y con su alma. Bueno, va con el PT, que es como un cero a la izquierda. Parece condenando a perder incluso su registro de manera local, y el PAN va por igual camino.

En las cúpulas estatal y nacional del PRI estaban encendidos los focos rojos ante la posible alianza PAN-PRD. Pudieron respirar después del naufragio. Y es que el Estado de México junto con la Ciudad de México representan casi el 50 por ciento de la votación nacional. Así que perder ambas entidades más lo que se acumule en otros estados de la República implicaría perder la silla presidencial en el 2018.

Nayarit, Edomex y Coahuila serán el gran laboratorio electoral rumbo al 2018. Lo que ahí ocurra hará que Enrique Peña Nieto y el PRI puedan dormir sin tomar paciflorine.



1 vista0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo