Lanzan señales de reconciliación entre Peña y Trump



Los presidentes de México, Enrique Peña Nieto, y de Estados Unidos, Donald Trump, conversaron ayer telefónicamente durante una hora para abordar la relación bilateral entre sus países, temas de seguridad y la construcción del muro fronterizo.

Con respecto al pago de la valla, los presidentes “reconocieron sus claras y muy públicas diferencias de posición en este tema tan sensible, y acordaron resolver estas diferencias como parte de una discusión integral de todos los aspectos de la relación bilateral. Los presidentes también convinieron por ahora ya no hablar públicamente de este controversial tema”, señaló un comunicado de Los Pinos.

En Washington, el presidente Donald Trump aseguró en una rueda de prensa que tuvo una conversación “muy buena” con Peña Nieto, en la que ambos acordaron trabajar para mejorar las relaciones.

Tuvimos una conversación muy buena. He tenido una posición muy fuerte con México. Tengo un gran respeto por México, pero, como ustedes saben, con nuestros últimos líderes México nos ha aplastado. Nos han hecho ver como unos tontos”, dijo.

PEÑA Y TRUMP SUAVIZAN TONO; EL MURO SERÁ TEMA PRIVADO

El presidente de la República, Enrique Peña Nieto, y el mandatario de Estados Unidos, Donald Trump, tuvieron ayer una llamada telefónica en la que abordaron la relación bilateral entre sus países y temas de seguridad, así como la controversial construcción del muro fronterizo.

De acuerdo con información oficial, la llamada con duración de una hora fue acordada por sus equipos de trabajo y, entre otras cosas, ambos mandatarios convinieron no abordar públicamente el polémico tema de la construcción de una muralla divisoria, que Trump exigió que paguen los mexicanos.

Con respecto al pago del muro fronterizo, ambos presidentes reconocieron sus claras y muy públicas diferencias de posición en este tema tan sensible, y acordaron resolver éstas como parte de una discusión integral de todos los aspectos de la relación bilateral”, informó la oficina de prensa de Presidencia.

Los mandatarios también convinieron por ahora ya no hablar públicamente de este controversial tema.

Entre los temas discutidos destacó “la importancia de la amistad entre nuestras naciones y la necesidad de que nuestros países trabajen juntos para detener el tráfico de drogas y el flujo ilegal de armas”, señaló el comunicado.

Asimismo se precisó que ambos presidentes instruyeron a sus equipos a continuar el diálogo para fortalecer esta importante relación estratégica y económica de manera constructiva.

En Washington, el presidente Trump aseguró que tuvo una conversación “muy buena” con Peña Nieto, en la que acordaron trabajar para mejorar las relaciones.

“Tuvimos una conversación muy buena. He tenido una posición muy fuerte con México. Tengo un gran respeto por México, pero, como ustedes saben, con nuestros últimos líderes México nos ha aplastado. Nos han hecho ver como unos tontos”, dijo Trump en una rueda de prensa en la Casa Blanca.

Dijo que la conversación con Peña Nieto fue amistosa y destacó que espera renegociar la relación comercial entre ambos países en el futuro.

Por su parte, la Casa Blanca confirmó que la conversación entre los dos presidentes fue productiva y constructiva, en la que plantearon el actual déficit comercial de Estados Unidos con México, la importancia de la amistad entre ambas naciones y la necesidad de que trabajen juntas para detener a los cárteles de las drogas y la venta de armas.

El pacto signado por ambos mandatarios para no hablar de cómo se pagará el muro fronterizo, fue reiterado por el vocero de la Casa Blanca, Sean Spicer.

La tensión entre los gobiernos de México y EU creció luego de que los mandatarios cancelaron el encuentro que tenían programado para el 31 de enero.

Un día después de que el mandatario estadunidense firmó una orden ejecutiva para iniciar el muro, y a la cual el presidente Peña Nieto respondió que México no pagará la barrera, el republicano escribió en Twitter que si “México no asumiría el pago del muro, habría que pensar en cancelar la reunión”. Horas más tarde, Peña Nieto anunció que no asistiría al encuentro.

La decisión de Peña Nieto generó una serie de reacciones: partidos, senadores, diputados, la Suprema Corte de Justicia, gobernadores, funcionarios, políticos y académicos coincidieron en la necesidad de un acuerdo nacional, y en que el mandatario hizo bien en rechazar la reunión.

-Con información de Reuters

DESTINAN MIL MDP A LA DEFENSA DE MIGRANTES

El presidente Enrique Peña Nieto instruyó al secretario de Hacienda, José Antonio Meade, que los mil millones de pesos de los ahorros que se están generando en la Cámara de Diputados y el Senado de la República se destinen a los 50 consulados en Estados Unidos para que se conviertan en instancias de asesoría y apoyo legal para los mexicanos que radican en el país vecino.

No sólo está en la retórica decir que vamos a fortalecer a los consulados para que defiendan a nuestros connacionales, sino tenemos que darles elementos y herramientas para que lo hagan”, expresó el mandatario federal durante el encuentro privado de casi cuatro horas con diputados y senadores.

En el encuentro, Peña Nieto reiteró que el respaldo y la solidaridad manifestados por los legisladores “no derivará en una actuación ni de sumisión ni de tibieza, sino todo lo contrario, de gran firmeza frente a lo que estemos haciendo con Estados Unidos en ejercicio pleno de nuestra soberanía, en hacer valer nuestra soberanía”.

Asimismo se informó que durante la reunión se convino la conformación de un grupo plural de diputados y senadores para acompañar las acciones que lleve a cabo el Gobierno de la República con respecto a la administración de Donald Trump.

Al concluir el encuentro, el presidente del Senado de la República, Pablo Escudero, informó que los remanentes se destinarán a apoyar a todos los “paisanos migrantes para contratar despachos jurídicos para que los defiendan y los ayuden” ante las amenazas de deportación del nuevo mandatario estadunidense.

Por su parte, el presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, Javier Bolaños Aguilar, detalló que el Congreso mexicano externó todo su apoyo a las decisiones del Ejecutivo federal en torno a las relaciones bilaterales con Estados Unidos, sin embargo, advirtieron que éste no sería un cheque en blanco y le exigieron no dejarse chantajear.

Le hemos dicho que este respaldo no significa un cheque en blanco, sino que está enmarcado en una petición muy clara de no ceder a ninguna presión, de no dejarse chantajear bajo ningún argumento, de no permitir si quiera la mínima posibilidad de que se puedan vulnerar los derechos de los migrantes mexicanos en Estados Unidos y que no se dé un paso atrás en todo lo que hemos logrado alcanzar en esta difícil relación”, precisó el legislador panista.

Asimismo el presidente de la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados, Francisco Martínez Neri, señaló que se planteó al Presidente de la República consolidar un acuerdo nacional en el que participen los poderes de la Unión, partidos políticos y empresarios.

El vicecoordinador del PRI en la Cámara de Diputados, Jorge Carlos Ramírez, destacó que la reunión fue muy positiva y se externó unidad ante las instituciones del país.

- Vanessa Alemán y Roberto José Pacheco

“LA BARDA NO ES LA SOLUCIÓN”

El senador demócrata Robert Menendez declaró que el verdadero desafío es trabajar con México para que la relación bilateral enfrente los retos mutuos de crear mayor estabilidad, crecimiento económico y de seguridad.

La última vez que un muro fue construido fue en Alemania, y al final del día se desplomó”, dijo Menendez en una reciente entrevista con la cadena CNN en torno al diferendo entre Estados Unidos y México.

No creo que sea el camino a seguir y tampoco que los causantes estadunidenses deban gastar 20 mil millones de dólares en una barda, la gran muralla del odio, cuando al final esos 20 mil millones podrían ser mucho mejor invertidos”, agregó.


0 vistas0 comentarios