Se fue uno de los grandes empresarios; Lorenzo Servitje Sendra, fundador de Grupo Bimbo



La semana terminó con la pérdida de uno de los empresarios más importantes de México: Lorenzo Servitje Sendra, quien fundó Grupo Bimbo, la mayor compañía de pan de caja del país.

Fue a las 4:00 de la madrugada de ayer, 3 de febrero de 2017,en su domicilio de Las Lomas de Chapultepec, donde falleció de causas naturales, en paz, rodeado de sus seres queridos.

La empresa declaró horas después: “Grupo Bimbo comunica con gran tristeza y profundo agradecimiento por su legado, la irreparable pérdida de Don Lorenzo Servitje Sendra, uno de sus fundadores, quien falleció el día de hoy en la Ciudad de México a los 98 años de edad. De parte de todo el Grupo, queremos hacer extensivas nuestras condolencias a sus hijos, nietos, bisnietos, familiares y amigos. Siempre lo recordaremos como el gran hombre, líder e inspiración que fue para todos nosotros. Celebremos su fecunda vida en favor de los demás”.

Con 98 años de experiencia, se le recordará por la consagración del éxito de la afamada compañía internacional, y por convertirse en emblema de un empresario exitoso. Nieto de campesinos e hijo de inmigrantes catalanes, nació el 20 de noviembre de 1918, en la Ciudad de México.

Fundó Panificadora Bimbo en 1945. “71 años después de su fundación, Grupo Bimbo vive todos los días los valores y la filosofía que Don Lorenzo vivió y practicó durante su permanencia en la empresa”, indicó la compañía.

Al funeral, que se realizó en su domicilio, acudió el Presidente Enrique Peña Nieto, quien declaró que “México perdió a uno de sus hijos más exitosos, un gran empresario”. Lo acompañaron los titulares de las Secretarías de Gobernación (Segob), Miguel Ángel Osorio Chong, y de Economía (SE), Ildefonso Guajardo Villarreal.

También llegó el expresidente Felipe Calderón Hinojosa con su esposa Margarita Zavala, quienes resaltaron las actividades de responsabilidad social que impulsó Lorenzo Servitje en Grupo Bimbo.

En la pasarela de personalidades que fueron a expresar sus condolencias, también estuvo el empresario Jorge Vergara, fundador de Grupo Omnilife, quien enfatizó su amistad con Lorenzo Servitje.

De igual forma arribaron el presidente del Consejo de Administración de Teléfonos de México (Telmex), América Móvil (AMóvil), Grupo Carso y Grupo Sanborns, Carlos Slim Domit; el presidente de Grupo Bal, Alberto Baillères González; y el presidente de Mexicanos Primero, Claudio X. González, entre otros.

LA PERSONA

Lorenzo Servitje se interesó en el negocio del pan dulce desde corta edad, debido a que su padre instaló la pastelería “El Molino” en el centro de la Ciudad de México, cuya dirección encabezó cuando su progenitor falleció en 1937.

Cuando llegó su momento de elegir profesión, optó por Contaduría Pública, la cual la cursó en la Universidad Nacional Autónoma de México. Tomó la decisión para hacer crecer el negocio.

A los 27 años, junto con sus socios Jaime Jorba, Jaime Sendra, Alfonso Velasco y José T. Mata, fundaron Panificación Bimbo, dedicada a la fabricación de pan de caja. Su éxito se le adjudica a su forma de ser, enérgica, pero muy humana, además de que se manejó siempre congruente.

Se casó con Carmen Montull, con quien tuvo ocho hijos.

Su ganas de superación se demostraron con su constante interés por aprender, ya que también tomó cursos de letras en la UNAM y en el Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresa (IPADE). Lorenzo Servitje ostentó diversas posiciones en el ámbito empresarial y en 1995 se le otorgó el Premio Eugenio Garza Sada.

Como ejemplo de su labor, las ventas de la panificadora Bimbo en México representan 34% de sus operaciones, mientras que Norteamérica ostenta 53%, Latinoamérica 10% y Europa tres por ciento.

Luego de que Lorenzo Servitje entendió el funcionamiento de una empresa de pan, decidió unir sinergías con sus socios José T. Mata, Jaime Sendra Jorba y Alfonso Velasco, para conformar en 1945 Panificación Bimbo S.A.

El nombre surgió de la combinación de las palabras “Bambi” y “Dumbo”, las películas favoritas de la infancia de su hija Marinela. Además, la palabra coincide co la forma de llamar a los niños en italiano, con el vocablo húngaro qué significa capullo, además de que suena muy parecido a como en chino se dice pan.

Lorenzo Servitje relató en su momento que la historia del emblemático oso que se convirtió en el icono de la empresa, surgió cuando él y sus socios estaban en junta para preparar el lanzamiento de la marca, no se decidían si poner cómo logotipo a un oso o una ballena.

Entonces, Daniel Servitje, hijo de Don Lorenzo, quien en ese entonces era niño, propuso que el concepto se tratara de la historia de un oso polar.

Los primeros productos que Bimbo lanzó al mercado fueron el tradicional pan blanco, en los tamaños grande y pequeño. Tres años después de la incursión de la empresa en el mercado, su portafolio ya se conformaba por nueve opciones, a las que se agregaron en 1952 las donas, Bimbollos, Medias Noches y los Colchones.

VISIÓN GRANDE

La primera expansión se hizo en 1946 a Puebla, para seguir su camino a tener presencia nacional con su llegada a Guadalajara en 1956, y cuatro años después abrió su planta en Monterrey.

En 1972 ya tenía en su portafolio a los famosos Gansito y Submarinos Marinela. Con su crecimiento constante, la empresa tuvo los motivos y las herramientas para instalar la planta planificadora más grande de América Latina, en la zona industrial de Azcapotzalco.

En 1984 Bimbo dio inicio a su actividad exportadora hacia Estados Unidos, hecho que fue la antesala para que en 1986 generara la estructura para conformarse como grupo.

En 1997 la sociedad ya identificaba al grupo con sus marcas Tía Rosa, Marinela, Ricolino, Barcel y Suandy. Fue en este contexto cómo Daniel Servitje se convirtió en el director general.

En 1980 la empresa comenzó a cotizar en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), en ese momento con el 15 por ciento de las acciones.


11 vistas0 comentarios