Empresa japonesa le dice ‘no a México’ por Trump; Voestalpine se queda



En lo relacionado con México, estamos otra vez en la casilla de salida", admitió el director ejecutivo de la empresa Takayoshi Okugawa en declaraciones recogidas hoy por el diario Nikkei.

Nisshinbo había planeado seleccionar la localización de su nueva fábrica para final de este año, y México era el primer destino en la lista debido a la enorme presencia de fabricantes de automóviles en el país, según había dicho la propia compañía.

Nisshinbo, líder mundial en fabricación de materiales de fricción para frenos con una cuota global de mercado del 15 por ciento, planeaba una inversión de hasta 10.000 millones de yenes (unos 90 millones de dólares) en esta nueva fábrica.

El fabricante de frenos sería de este modo la primera empresa japonesa en descartar México como sede de una nueva instalación a raíz de la política del "América primero" de Donald Trump.

Fuentes cercanas al asunto han revelado a Nikkei que la opción más plausible para la localización de la nueva planta sería ahora Estados Unidos pese al incremento sustancial en costes laborales.

Dependiendo del resultado de esta negociación, Trump ha dicho que podría imponer altos aranceles a las importaciones mexicanas, lo que ha hecho que empresas como el grupo estadunidense Ford Motor hayan echado atrás sus planes para levantar nuevas fábricas en el país vecino.

Voestalpine, se queda en México

Por su parte, el grupo austríaco del acero Voestalpine mantiene su plan de inversión en México, a pesar de la iniciativa del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

No vemos motivo para revisar nuestros planes. Continuamos planeando la inversión que se llevará a cabo a lo largo de este año", declaró hoy el presidente del consorcio, Wolfgang Eder, según la agencia austríaca APA.

El pasado 22 de noviembre, Voestalpine anunció un proyecto para construir una nueva planta de fabricación de componentes en el estado de Aguascalientes, con una inversión de unos 15 millones de euros.

Eder admitió que la empresa observa con atención los desarrollos de la política estadunidense, pero aseguró que los directivos del consorcio no creen que "Estados Unidos cerrará su frontera con México en la forma en la que se ha dado a entender algunas veces".

Recordó que son muchas las empresas estadunidenses que dependen de los suministros de México.

Cerca de dos tercios van a otros países, así que eventuales limitaciones surgidas de decisiones políticas en Estados Unidos nos afectarían solo parcialmente", explicó Eder.

Voestalpine tiene ya varias plantas en México y 343 empleados que trabajan en los sectores ferroviarios y del acero, así como en la industria automovilística y de bienes de consumo.

El fabricante nipón de frenos para coche Nisshinbo anunció que descarta México como destino para construir una nueva planta a raíz de la iniciativa del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).


1 vista0 comentarios