¿Qué hace? ¿Sirve? No se sabe, la Gendarmería es un hoyo negro que chupó 2,800 mdp en 2015: ASF



La Auditoría Superior de la Federación (ASF) no encontró justificación al gasto de 2 mil 842.4 millones de pesos ejercidos en 2015 por la División de Gendarmería de la Policía Federal.

De acuerdo con la revisión de la cuenta pública de ese año, la División de la Gendarmería anunciada desde 2013 logró en 2015 “un cero por ciento” de avance en sus metas para realizar operativos de disuasión del delito y restablecimiento del orden público, al acreditar que efectuó sólo 75 operativos de los 10 mil previstos.

La información de estos 75 operativos, además, fue tan deficientemente registrada que, de acuerdo con la ASF, no fue posible advertir si dieron o no resultados porque “no se definieron mecanismos de seguimiento y evaluación de sus objetivos y metas”.

Otra problemática detectada fue el registro de acciones “tácticas” por parte de la Gendarmería, que en su informe anual de actividades registró 76 mil 566 intervenciones de este tipo “sin que acreditara documentalmente este dato ni los resultados logrados, lo que implica que prevalece la carencia de recursos técnicos y tecnológicos para la planeación y logística de la gendarmería”.

Creada en este sexenio como alternativa a la estrategia de militarización que caracterizó el sexenio del panista Felipe Calderón Hinojosa, entre 2006 y 2012, la Gendarmería tampoco ha mostrado elementos para determinar su efectividad en el combate a la delincuencia.

“Como resultado de la fiscalización, en 2016, la gendarmería inició el desarrollo de un modelo que permitirá focalizar las zonas que requieren su intervención, el cual prevé implementar en junio de 2017, y está elaborando dos propuestas de herramientas para evaluar la contribución de sus acciones en la disminución de los delitos de alto impacto en las zonas en que opere”, agrega.

En 2012, la estrategia en contra del llamado crimen organizado estaba bajo la lupa porque el Ejército permanecía en las calles; pero la violencia no cesaba. Por el contrario, tomaba otras formas desconocidas hasta ese momento. En las carreteras y en las avenidas principales de las ciudades aparecían cadáveres colgados de puentes o cuerpos quemados en ácido. Los grupos criminales tenían aterrorizados a pueblos enteros y las policías locales dejaban entrever corrupción en sus organizaciones.

La agencia Reuter, planteó un análisis de la Unidad de Datos de SinEmbargo, cuestionó al entonces candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI) sobre lo que haría. Él era el puntero y se deseaba una posición respecto al problema que más preocupaba a los votantes. Estas fueron las palabras del entonces suspirante: “Yo estoy proponiendo la creación de una… como se denomine es lo de menos, pero partamos de la idea que sea una Gendarmería nacional, precisamente con el apoyo de los militares que prestan esta laboral de seguridad pública”.

Peña Nieto candidato abundó aquella vez que el objetivo de la creación de otro cuerpo policiaco era disminuir los homicidios, los secuestros, las extorsiones y la trata de personas, formas delincuenciales que habían azotado a la población mexicana durante los cinco años anteriores.

Una vez ganador de las elecciones de 2012, Peña Nieto anunció en seis puntos una nueva estrategia contra el crimen organizado en la II Sesión extraordinaria del Consejo Nacional de Seguridad Pública. Entre esos puntos, estaba la incorporación de 10 mil elementos a la nueva Gendarmería nacional. En esa ocasión, este fue su discurso: “Como un cuerpo de apoyo al control territorial que permita reforzar la atención a zonas con alta presencia de grupos de la delincuencia organizada [que] se extenderá gradualmente sus funciones a la vigilancia de instalaciones estratégicas, aeropuertos y puntos fronterizos prioritarios”, estableció el análisis realizado por la periodista Linaloe R. Flores.

Después de eso, el Presidente habló muy poco de Seguridad y los fenómenos “guerra” y “violencia”. Una fuente del equipo de Comunicación Social de Los Pinos expuso a la Unidad de Datos de este medio digital que el discurso del Jefe del Ejecutivo se adelgazó en lo que se refería al combate al crimen y se quitaron palabras como “violencia”, “ejecución” o “guerra” dada la zozobra que causaban en la población.

En la estrategia de Seguridad, la creación de la Gendarmería se retrasó un año y medio. El 22 de agosto de 2014, el Presidente condujo la ceremonia de abanderamiento. “Con esta línea de acción, la Gendarmería contribuirá a conocer y desarticular aquellas organizaciones delincuenciales que minan la actividad económicas, en un territorio determinado, a través de ilícitos como el robo, la extorsión o el secuestro”.


© 2017 Radio Origen Comunicaciones. Todos los Derechos Reservados 

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon