Alberto Vieyra: Balotaje



En 1852, con la instauración del Segundo Imperio Francés de Napoleón III, nacería en la Francia de los franceses la llamada Segunda Vuelta Electoral o balotaje.

Pero, ¿qué se entiende por balotaje?

El vocablo «balotaje» proviene del francés ballotage y este a su vez del verbo ballotter, que significa votar con bolillas.

Balotaje, es el término que se da, en lagunas democracias del mundo, a la Segunda Vuelta Electoral, para designar a gobernantes a los cargos ejecutivos y legislativos. Consiste en que para llegar al cargo público que corresponda es necesario obtener más de la mitad de los votos emitidos, es decir, más del 50%.

El espíritu francés de la Segunda Vuelta Electoral, sostienen la tesis de que los gobernantes que llegan al poder con menos del 50% de la votación emitida, se convierten en gobernantes deslegitimados de origen.

Le pongo un ejemplo patético:

Haiga sido como haiga sido, el priísta Alfredo del Mazo en el Estado de México, acaba de ser electo con un 33% de la votación del estado, y en segundo lugar se ubicó Delfina Gómez, candidata de Morena pisándole los talones. Esto quiere decir que ninguno de los 2 candidatos obtuvo más del 50%, es decir, que casi el 70% de los votantes no les dieron su aval.

Del Mazo, con todo y los asegunes de una elección de Estado, patrocinada por su primo hermano, Enrique Peña Nieto, y la monumental compra de votos, llegará al poder con un 33% de la votación, lo cual quiere decir que será un gobernante deslegitimado de origen porque mucho más de la mitad de los votantes no lo avalaron, o bien, lo reprobaron.

Para los estudiosos de la sociología, ese altísimo porcentaje de ciudadanos en contra, protagonizarán un fenómeno llamado desobediencia civil, cuya principal reflexión es: “si yo no voté por éste idiota, ¿por qué le voy a obedecer?”.

Ese es el meollo del asunto. La deslegitimación de origen de los gobernantes y la desobediencia civil.

En México, durante los últimos 15 años, se han empujado en el Congreso de la Unión cuando menos 14 iniciativas de ley para implantar en México la Segunda Vuelta Electoral para Presidente de la República, gobernadores, alcaldes y legisladores. Ninguna ha prosperado.

Pero hoy con inusitada velocidad, el PAN ha propuesto instaurar el balotaje o Segunda Vuelta Electoral, que parece ser un traje a la medida para Andrés Manuel López Obrador, para evitar a toda costa que se convierta en presidente de México.

En primer lugar, la ley electoral dice que para “celebrar una nueva reforma electoral y que ésta entre en vigor, se tiene que hacer 90 días antes de que se dé el banderazo de arranque para el siguiente proceso electoral federal”, en éste caso el del 2018. Ya no hay tiempo para ello, porque la reforma constitucional tiene que ser aprobada en el congreso y por el 75% de los congresos locales.

Así que don Ricardo Anaya, jerarca nacional del PAN, se acaba de hacer fuera de la nica.

Pero además, la Segunda Vuelta Electoral para el PAN es inviable. Sería como una camisa de fuerza, toda vez que la votación del PAN no rebasa el 30%. Así que ni en Segunda, ni en Décima Vuelta Electoral lograría obtener más del 50% de la votación nacional o estatal. Bueno, ¡ni yendo a bailar a Chalma!

Se ve que el PAN le está haciendo el trabajo sucio al PRI, pues suponga usted que el Peje, y el gallo o gallina del PRI empatan en una Segunda Vuelta Electoral, entonces el PRI echaría mano de los aliados para conformar gobierno, en éste caso el PAN. Mientras que el Peje se quedaría en la loma, chiflando sin aliados y sin la silla presidencial.

Pero además la Segunda Vuelta Electoral o balotaje, nos costaría a usted y a mí el otro ojo de la cara. ¿No le parece a usted que ya estuvo suave de mantener a tanto zángano de la política?


0 vistas

© 2017 Radio Origen Comunicaciones. Todos los Derechos Reservados 

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon