Alberto Vieyra: Ardillas



Durante el ponzoñoso régimen del salinato (1988-1994), a los panistas encabezados por Luis H. Álvarez y Diego Fernández de Ceballos, se les conoció con el apodo de Las Ardillas, por aquello de que no salían de Los Pinos, a donde permanentemente eran llamados a negociar, en lo oscurito, cuestiones políticas inconfesables, entre ellas, la entrega de la primera gubernatura, la Baja California, a un partido no priísta, el PAN.

¿Por qué hago historia?

Está semana sacaron la cabeza dos protagonistas de aquella era de las ardillas del salinato: Diego Fernandez de Ceballos, el llamado jefe Diego, pieza fundamental de las concertasesiones con el régimen de Carlos Salinas y Manuel Bartlett Díaz, Secretario de Gobernación en el régimen de Miguel de la Madrid y pieza clave de la caída del sistema de cómputo electoral en la ya desaparecida Comisión Federal Electoral, que llevó a Salinas a usurpar la silla presidencial.

Bartlett, sobre quien pesan también acusaciones por el asesinato del periodista Manuel Buendía en 1985, acusó públicamente en un programa radiofónico a Diego Fernández de Ceballos de ser el artífice de dichas concertasesiones en Los Pinos, y a su vez, la ardilla mayor, acusó a Bartlett de mentiroso, pues el expriísta y hoy senador al servicio de MORENA y el Peje, afirmó que los paquetes electorales que escondían el fraude electoral de 1988 fueron quemados bajo las sombras de la noche días después de la controvertida elección presidencial del 88.

Mis tres lectores y radioescuchas, entre ellos algunos millennials que por aquellos años eran muy jóvenes o aún no habían nacido, me preguntan ¿quién miente, Diego o Bartlett?

Mi respuesta es que estamos ante dos coyotes de la mesma loma, tan mentiroso el uno como el otro, es decir, dos mentirosos profesionales que siempre han lucrado con el poder político.

Los paquetes electorales del 88 fueron quemados 4 años después, y efectivamente por órdenes de la ardilla mayor de Los Pinos, el jefe Diego, y no como dice Bartlett que días después de la elección.

¿A qué obedece que Bartlett haya roto con el silencio del fraude electoral del 88, y que hoy, casi 3 décadas después, diga que fueron los panistas, las ardillas de Los Pinos, las que legitimaron a Carlos Salinas en el poder?

¡Muy fácil! El cínico Manuel Bartlett defiende ahora los intereses de MORENA y el Peje. Seguramente fue enviado como parte de la guerra sucia que ya se libra en contra del PRI para hacer que el Peje llegue a la presidencia de la república en el 2018, mediante el repaso de los vicios que han caracterizado al PRI, a lo largo de su historia.

El Peje se ha convertido en el hombre a vencer para el 2018. La guerra apenas comienza, y en esa guerra han salido a escena personajes siniestros y de negro historial, como el exfoxista y panista Lino Korrodi, quien encabezó a los llamados amigos de Fox, encargados del financiamiento privado para llevar al poder al paisano de las momias de Guanajuato.

Hoy, Korrodi, ya cambió de chaqueta y habla maravillas del Peje, pero esa, esa es otra historia de la cual le hablaré en capítulo parte.


1 vista

© 2017 Radio Origen Comunicaciones. Todos los Derechos Reservados 

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon