Alberto Vieyra: Socavón político



En medio de la más pura negligencia criminal del titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, y de las fraudulentas empresas españolas, Aldesa y Epccor, cunde la irritación nacional por el socavón en el Paso Express de Cuernavaca, con saldo de 2 muertos, y el huracán amenaza con un socavón político que hundirá a Ruiz Esparza y a las corruptas constructoras.

¿Quién es el culpable?

Peña Nieto dice que no adelantemos juicios. No señores, no le busquemos glándulas mamarias a las culebras prietas. Aquí nada más hay un culpable, o cuando más dos, y esos dos culpables están entre Ruiz Esparza, Aldesa y compañía. Que habrá peritajes, se dice, obviamente para deslindar responsabilidades.

¿Quién hará esos peritajes?

¿Será el propio gobierno peñista, a través de la Secretaría de la Función Pública, que no es otra cosa que la tapadera de la corrupción oficial?

No señores, en esos peritajes no creemos los mexicanos. Por desgracia en México nadie cree en el gobierno ni en las corruptas instituciones. Se necesitan peritajes de terceros en discordia, pero sobre todo de instituciones no gubernamentales serias, como el Colegio de Ingenieros Civiles de México o técnicos de la UNAM.Ese es el meollo en el meritito hoyo del asunto.

Pero, además, tanto Ruiz Esparza como las constructoras españolas, tendrán que responder por negligencia criminal, puesto que ciudadanos y el gobierno estatal de Morelos alertaron sobre el inminente peligro que se corría, pues bajo dicha obra de relumbrón quedó un drenaje, que data de hace 40 años, y se colapsó de agua y basura. ¡Lógico, reventó!

La Auditoria Superior de la Federación ha documentado, además, que en dicha obra que tuvo un costo de dos mil 200 trece millones de pesos, más del doble de lo inicialmente presupuestado, existe una danza de más de 300 y tantos millones de pesos que nadie sabe a dónde fueron a parar.

Por si fuera poco, hoy sabemos que la española Aldesa, ha sido beneficiada en el régimen peñista con más de 80 multimillonarios contratos, entre ellos: la autopista Durango – Mazatlán, carretera Chalco - Cuautla, túneles de la autopista Toluca – Naucalpan, y recientemente la Torre de Control del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

¿Se imagina usted un socavón aéreo?

Las investigaciones del socavón en Morelos, arrojarán sorprendentes resultados que confirmarán que en el régimen peñista se le rinde culto a la corrupción.

El socavón político se ve cerca, sobre todo para Ruiz Esparza, el encargado de los bussiness en materia de obras federales en el sexenio peñista.

Todo indica que ni Dios padre lo salvará del socavón político.


0 vistas

© 2017 Radio Origen Comunicaciones. Todos los Derechos Reservados 

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon