Alberto Vieyra: Los amigos del Peje



En la campaña presidencial del 2000, que llevó a Vicente Fox a echar al PRI de la Presidencia de la República, aunque se lo haya chupado la bruja en el poder por no poder y por permitir que el PRI siguiera intacto, un siniestro grupo conformarían los amigos de Fox, que tenían como principal objetivo recaudar financiamiento privado de México y fuera de sus fronteras.

Ese siniestro grupo lo encabezó un individuo tamaulipeco llamado, Lino Korrodi, quien hoy se revela como un auténtico mercenario de la política, haciendo mancuerna con su amigo, Andrés Manuel López Obrador.

¿La derecha, se vuelve izquierda o la izquierda se volvió de derecha? No hay duda de que estamos ante otra vil prostitución política.

Con Lino Korrodi, estaban también otros personajes enigmáticos y no menos siniestros, como la señora Carlota Robinson, de quien hasta hoy nadie sabe su paradero, un fantasma, y José Luis González, el bigotón, muerto misteriosamente en un accidente carretero en Valle de Bravo, Estado de México, cuando conducía una motocicleta Harley.

José Luis González era amigo de todas las confianzas de Vicente Fox, por lo que muy pronto se produjeron feroces encontronazos y una encarnizada rivalidad con la vocera foxiana, Martha Sahagún. Las sospechas correrían como reguero de pólvora, y decían que en la muerte del bigotón González, hasta ahora no aclarada, pudo estar la siniestra mano de quien un año después se convertiría en la esposa de Vicente Fox.

La cuestión es que, en su momento, los amigos de Fox se verían envueltos en el ojo del huracán político, puesto que el árbitro electoral de México llegaría a la conclusión de que en el financiamiento privado, captado por Lino Korrodi y compañía, hubo dineros cocaculeros de petroleras texanas y de un buen número de empresarios que conforman el llamado cinturón de la biblia norteamericana. Sin embargo, todo quedó en una mega multa de alrededor de 500 millones de pesos en contra del Partido Acción Nacional, pero los amigos de Vicente Fox no serían tocados ni con el pétalo de una rosa. Korrodi hizo mutis y poco tiempo después se peleó con Vicente Fox.

¿Por qué hago historia? ¡Mire usted!

Ahora el siniestro Lino Korrodi, irrumpe en la escena política mexicana pero como amigo de AndrésManuel López Obrador, de quien ha dicho que entre él y Vicente Fox hay un abismo, y que la corrupción en México sólo se acabará el día que el Peje llegue a la presidencia de México.

¡Qué mentira más tiránica! ¡Qué iluso!

No, mire usted. Lino Korrodi juntó con otros empresarios como el señor Alfonso Romo, prestanombres del cocaculero grupo Oxxo, son ahora amigos del Peje, y lo único que buscan es tener una vela encendida para lograr impunidad en sus negocios. Buscan a toda costa un hueso de diputados o senadores que les permita tener fuero constitucional y estar agarrados de nuestros dineros públicos. Son mercenarios del poder por naturaleza. Y con lisonjas, fingen lealtades ya sea a Fox, Peña, el Peje, o cualquier otro que les permita cobijo político.

Lino Korrodi, en su nueva etapa de mercenario del poder, está obligado a revelar cual fue exactamente el siniestro papel que jugó como recaudador financiero para la campaña foxiana y cuales fueron exactamente los inconfesables intereses norteamericanos que le entraron con su cuerno para llevar al poder a Vicente Fox.

Y nada de que con el Peje se acabó la corrupción en México. Noo, la corrupción está en el ADN de la mayoría de los mexicanos, pero fundamentalmente entre los hombres que lucran con el poder, como el propio Lino Korrodi, aunque usted no lo crea.


0 vistas

© 2017 Radio Origen Comunicaciones. Todos los Derechos Reservados 

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon