Pemex: finanzas sanas para 2018; se busca holgura para 2019



Petróleos Mexicanos (Pemex) ya logró una etapa de estabilidad financiera para 2018 y se busca dejar al próximo gobierno un margen de maniobra, aseguró su director general, José Antonio González Anaya.

En entrevista con Excélsior, el funcionario destacó que es una señal de estabilidad hacia los mercados nacionales e internacionales la culminación de su programa de financiamiento, pues la empresa ya no tiene la necesidad de ir a los mercados para contar con los recursos suficientes y llevar a cabo sus planes de negocio de corto y mediano plazo.

González Anaya detalló que el riesgo y la incertidumbre que hasta el año pasado advertían las agencias calificadoras se redujeron de manera significativa, pues al menos 80% de la deuda de Pemex está a tasa fija, con una vigencia media de alrededor de ocho años.

Dijo que para este 2017 la empresa calcula un déficit de 94 mil millones de pesos y un techo de endeudamiento por 150 mil millones de pesos, recursos para inversión y para pagar los financiamientos que están próximos a vencer.

Sobre el megayacimiento petrolero anunciado por Talos Energy, Premier Oil y Sierra Oil & Gas, el funcionario adelantó que buscarán alianzas con esas empresas, debido a que el descubrimiento es vecino de dos asignaciones de Pemex.

Parte de ese petróleo es nuestro. Nos estamos poniendo de acuerdo para ir en conjunto”, agregó González Anaya.

Pemex llegará con holgura a nuevo gobierno

La petrolera mexicana llegó a un punto de estabilidad y terminó su programa de financiamiento

Petróleos Mexicanos ya logró cubrir sus necesidades de financiamiento para el resto de 2017 y para todo 2018. Ahora, buscará alcanzar la holgura económica para el siguiente sexenio, que le permita a la empresa una mejor planeación y desarrollo de proyectos.

Durante una entrevista con Excélsior, José Antonio González Anaya, director general de Pemex, dijo que terminar su programa de financiamiento es un avance significativo, pues se ha llegado a una etapa de estabilidad. La empresa ya no tiene la necesidad de ir a los mercados para contar con los recursos suficientes y llevar a cabo sus planes de negocio de corto y mediano plazo.

Aseguró que “manda una señal de estabilidad financiera muy buena” hacia los mercados nacional e internacional, sobre el avance que ya alcanzó para salir de la crisis en la que se encontraba por los bajos precios del crudo.

Vamos a ir a los mercados otra vez, pero para mejorar el perfil de la deuda y financiar parte de 2019”, José Antonio González, director de Pemex.

Cabe recordar que en días pasados la empresa obtuvo un financiamiento, mediante la reapertura y colocación de dos bonos vigentes de referencia, por 5 mil millones de dólares a plazos de 10 y 30 años, con lo cual logró asegurar liquidez y mejorar el perfil de vencimientos de su deuda.

Con esto, el riesgo y la incertidumbre que hasta el año pasado advertían las agencias calificadoras de riesgo crediticio se redujo de manera significativa, pues al menos 80% de la deuda de Pemex se encuentra a tasa fija, con una vigencia media de alrededor de ocho años.

El directivo aseguró que no descartan nuevamente buscar financiamientos, pero serían destinados para cubrir las necesidades de la empresa durante el primer año del siguiente gobierno. “Vamos a ir a los mercados otra vez, pero lo vamos a hacer para mejorar el perfil de la deuda, para financiar parte del 2019. Para que la nueva administración, cuando llegue, tenga más márgenes de maniobra. Para que pueda llegar y decir: ’podemos hacer esto o lo otro, tenemos espacio’. Estamos contentos, es un logro importante”.

González Anaya insistió en que esto da una señal de la estabilidad que ya está alcanzado la empresa, aunque reconoce que aún es necesario trabajar en diferentes aspectos para alcanzar una mayor rentabilidad, al mismo tiempo que Pemex cumple con sus obligaciones fiscales y compite en la nueva realidad del mercado petrolero del país.

Esto “permite la planeación financiera, cuando llegamos teníamos cierta prisa y urgencias para financiarnos, lo que ahora estamos haciendo es que tenemos un año y medio, en el que vamos a trabajar para que la siguiente administración no tenga prisas y urgencias de financiamientos”.

Para González Anaya, Pemex ya logró llegar a una etapa de certidumbre y estabilidad que permitió prefinanciar todo el 2018 y tener un programa definido hasta el final de la presente administración.

Futuro productivo

Dijo que, en adelante, la compañía ya podrá enfocarse en la inversión y el desarrollo de proyectos, principalmente de exploración y extracción de hidrocarburos, así como en el mejoramiento del sector de refinación, además del que incluye transporte y almacenamiento de petrolíferos, sin estar “tan preocupados” por la situación financiera de la empresa.

Reconoció que para este 2017 la empresa espera un déficit de 94 mil millones de pesos, y un techo de endeudamiento de 150 mil millones de pesos, recursos que serán destinados para la inversión y también para pagar el resto de los financiamientos que están próximos a vencer.

Aún no se han determinado los montos de 2018, espera que sean similares a los de este año, por lo que el avance se ha fijado bajo escenarios predecibles.

Aunque la empresa espera reducir su necesidad de endeudamiento hacia 2020, el directivo menciona que siempre es sano mantener cierta presencia en los mercados, pero no necesitar en su totalidad de ellos.

Pemex “mantendrá siempre la presencia, pero sí nos gustaría reducir la carga de la deuda”.


© 2017 Radio Origen Comunicaciones. Todos los Derechos Reservados 

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon