Alberto Vieyra: Dinero sin rumbo



Escucho a Enrique Peña Nieto decir y decir que, el Gobierno de la República, cuenta con dinero suficiente para enfrentar la reconstrucción por los terremotos del 7 y 19 de septiembre, que antes de diciembre, los damnificados de Chiapas y Oaxaca tendrán sus casa nuevas mediante algún crédito.

Esto quiere decir que el dinero de las arcas de la nación no será para poner de pie a México, sino que cada damnificado se rascará con sus propias uñas pagando la reconstrucción de sus viviendas.

¿En dónde está entonces la ayuda? ¿En que las empresas de la industria de la construcción que llegaron a los lugares devastados a remover escombros son las que harán su agosto, como ocurrió con la mafia Yakusa en Japón en el 2011?

El secretario de Hacienda, José Antonio Meade, anuncia que pidió a la Cámara de Diputados asignar más de 54 mil millones de pesos para la reconstrucción, pero los especialistas estiman que esta podría costar 2 o 3 veces más; es decir, más 150 mil millones de pesos.

Todo indica que habrá ríos de dinero sin rumbo fijo.

Los partidos políticos anuncian que se quitarán el pan nuestro de cada día para darlo a damnificados, ¡Qué tiernos y humanistas!

De buena parte del mundo se anuncian donaciones.

Como la del crack futbolero Cristiano Ronaldo que le entrará con 750 mil euros, que, traducidos en pesos, son más de 14 millones; que el Papa Francisco se pone a mano con 150 mil dólares en una primer ayuda; que el Chicharito y compañía le ponen tanto; que la mafiosa Federación Mexicana de futbol hace como que la virgen le habla; que los esclavistas empresarios con antifaz de altruistas donarán una millonada; que los extranjeros banqueros también tienen un corazón de oro, igual que los hambreadores de México que piden limosna para dar caridad; que el Teletón también y que la mamá del muerto igual ¡Qué maravilla! La patria está a salvo y ya podremos dormir sin taquicardia y ansiedad con tanto dinero sin rumbo.

¿Qué poderoso ente va a administrar toda esa pachocha sin rumbo fijo? ¿Deveras deveras deveritas llegará a todos los damnificados? ¿Se formará un fideicomiso o fondo que sea público y que no sea administrado por el gobierno que no es de fiar, o por ciudadanos honestos, sin chaqueta partidista y sin ningún signo político electoral?

¿Quién va a mantener a los compatriotas que lo perdieron todo? ¿Habrá créditos blandos para ellos? ¿La maldita y corrupta clase política se irá con las manos vacías en el año de Hidalgo o de Carranza, por aquello de que el de Hidalgo ya no alcanza?

Sí, el heroico pueblo de México le ha ganado batallas históricas al gobierno.

¿Por qué no crear también una fundación en la que esté representada la ética y moral para que vigile que, ese dineral sin rumbo, no se desviará a las arcas de algunos vivales, a los que, si Pancho Villa viviese, ya los habría fusilado hasta dos veces por inhumanos y traidores como el gobernador de Morelos, Graco Ramírez, y su lindísima esposa, doña Elena Cepeda, que almacenaron la ayuda ciudadana para hacer caravana con sombrero ajeno?

Seguramente que, en vísperas de un año electoral, seremos bombardeados por el gobierno y la partidocracia con mucho bla bla bla, con mucho ruido y pocas nueces, con muchas promesas, pero a ciencia cierta jamás sabremos el paradero de tanto dinero sin rumbo.


3 vistas

© 2017 Radio Origen Comunicaciones. Todos los Derechos Reservados 

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon