Descarta Anaya acuerdo con Peña



En su visita a la Universidad Iberoamericana, Ricardo Anaya aseguró que no está interesado en una declinación de José Antonio Meade ni en un acuerdo con el Presidente Enrique Peña Nieto, de cara a las elecciones del 1 de julio.

Cuestionado por estudiantes y por el periodista Jorge Ramos, el candidato presidencial de la coalición Por México al Frente endureció su postura frente al Gobierno de Peña, al que calificó como corrupto.

"No me interesa ser el candidato de la continuidad de este Gobierno. Yo aspiro a representar un cambio profundo, algo totalmente diferente", dijo.

Anaya respondió así a la pregunta de una estudiante de la Prepa Ibero, quien cuestionó si, en caso de que Meade declinara por él en la recta final de la campaña, eso implicaría perdonar los casos de corrupción de gobernantes priistas.

El abanderado del PAN-PRD-MC aseguró que no habrá impunidad y citó como ejemplo un caso que debe investigarse a fondo con consecuencias legales y políticas, como ya ha ocurrido en otros países, el de la petrolera brasileña Odebrecht, que habría entregado dinero a la campaña priista en 2012.

Anaya sorteó sin contratiempos su visita a la Universidad Iberoamericana, donde Enrique Peña Nieto vivió un viernes negro el 11 de mayo de 2012, siendo candidato presidencial.

En clara referencia a esos hechos, Anaya inició su diálogo con la comunidad universitaria advirtiendo que él no se iría al baño, y reconociendo que, hace seis años, esta universidad dio una lección de dignidad y de esperanza en pleno proceso electoral.

A pregunta expresa de Jorge Ramos, ex alumno de la Ibero invitado para conducir esta charla, el panista admitió que el caso de la Casa Blanca de Peña Nieto es corrupción y debe ser sancionado.

"Usted dijo que metería a la cárcel a Peña Nieto", le dijo el periodista, en referencia a una declaración hecha por Anaya hace más de un año.

"Y lo reitero", contestó el candidato.

El candidato aseguró que su Gobierno sí investigaría y sancionaría todos los casos de corrupción descubiertos en este sexenio y se pronunció a favor de una Fiscalía autónoma "que pueda investigar a ex presidentes, pero también al Presidente en funciones".

Cuestionado sobre el caso Ayotzinapa, aplaudió el fallo dado a conocer ayer por un tribunal, que obliga al Estado mexicano a reabrir las investigaciones, y que señala que sí hubo tortura a indiciados.

Según Anaya, para él será prioridad el tema de los jóvenes desaparecidos y, cuando Ramos le preguntó si creía que los 43 normalistas de Ayotzinapa están vivos, respondió: "Espero que sí".

El aspirante presidencial contestó 12 preguntas divididas en cuatro bloques, y después dialogó con Ramos, quien lo sometió a un cuestionario sobre sus preferencias y opiniones en temas normalmente controvertidos para los políticos del PAN.

Sobre aborto, Anaya dijo estar a favor de la vida y, a insistencia del periodista, admitió que está en contra, pero siempre y cuando eso no implique violar los derechos de una mujer.

Sobre bodas entre personas del mismo sexo, se congratuló de que ese sea un tema ya resuelto por la Suprema Corte de Justicia a favor de los derechos de las personas.

-Si su hijo fuera gay, ¿usted iría a la boda?- preguntó Ramos.

-Por supuesto que sí- respondió.

Anaya comentó que el tema de la legalización de drogas con fines recreativos debe debatirse a nivel nacional y someterse a consulta, y se pronunció a favor de la legalización con fines medicinales.

Cuando Ramos le preguntó por las encuestas que lo colocan abajo de Andrés Manuel López Obrador, el panista aseguró que tiene sondeos en los que él va arriba.

Ramos le pidió que citara uno, pues todas las encuestas coinciden en que va en segundo lugar, y Anaya insistió en que existen, pero no citó uno solo.

La visita del abanderado a la Ibero acabó en medio de porras de simpatizantes, quienes llegaron desde temprano para ocupar el auditorio José Sánchez Villaseñor.

Al final del encuentro, Jorge Ramos aseguró que este diálogo demuestra que "la Ibero no come candidatos" y que, en todo caso, "tiene muchos baños para esconderse".

El periodista dijo que sería muy positivo que José Antonio Meade y Andrés Manuel López Obrador acepten la invitación que esa universidad mantiene abierta para que acudan a dialogar con la comunidad. Sale vitoreado, pero con algunas protestas Anaya salió de la Universidad Iberoamericana entre un tumulto que quería saludarlo y fotografiarse con él y le gritó: "¡Presidente! ¡Presidente!".

Sin embargo, fue hasta que en la puerta de salida se toparon con una decena de estudiantes que protestaba contra la desaparición de los estudiantes de Ayotzinapa y los candidatos a la Presidencia.

"Mentiroso, doble cara, ambicioso, ése es Ricar K-Anaya", decía una cartulina que levantó el estudiante de psicología Rodrigo Mora.

"Nos faltan 43 y nos sobran 4 candidatos", se leía en una pancarta que sostenía el estudiante de psicología Tranquilino Flores Mejía.

Los estudiantes se enfrascaron en una discusión con quienes sí apoyaban a Anaya, quienes además, ante lo sorprendente de la protesta en una visita que había sido tersa para el panista, les exigieron que se identificaran con sus credenciales de la Ibero.

En medio de quienes apoyaban al abanderado, Mora defendió la libertad para manifestarse y cuestionó el apoyo que Anaya y el PAN le dieron en su momento a Peña Nieto al aprobar medidas como la reforma energética y el hecho de que el ex líder del blanquiazul se hubiera empecinado por ser el candidato de su partido.

El medio de empujones, algunos estudiantes gritaban: "¡Anaya, Anaya!", y Mora, "¡Canalla, canalla!", pero el asunto no pasó a más.

El aspirante se retiró sin detenerse hasta su auto blanco, al que entró acompañado por Damián Zepeda, Santiago Creel y Salomón Chertorivski.


© 2017 Radio Origen Comunicaciones. Todos los Derechos Reservados 

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon