Hasta en la derrota Rusia es un ganador



¿Quién puede llorar en Rusia cuando armaron una fiesta?

Sólo muy pocos rusos sufrieron hasta las lágrimas la eliminación de su Selección en Cuartos de Final, por que la población sigue en pie como anfitriona y ya siente su campeonato.

La afición rusa se comportó a la altura pese a que el drama de los penales no tuvo un final feliz para ella.

Lejos de que la tristeza invadiera a su gente, al menos en las calles de esta ciudad el silencio duró unos segundos para dar pie a los gritos de "¡Rusia, Rusia!" que desde el momento del partido contra Croacia retumbaron en la zona de la Fan Fest donde más de 10 mil personas se congregaron.

Fue tal la afluencia que la policía tuvo que controlar el acceso en varios bloques hasta tomar la decisión de que era imposible aceptar a más gente.

Con la Fan Fest al tope comenzaron a llenarse también los restaurantes aledaños, y lejanos también, con la misma situación, personas que ni siquiera pudieron entrar a un establecimiento y tuvieron que quedarse de pie, afuera, y tratando de ver por cristales y ventanas lo que se pudiera.

En la televisión abierta el partido no se transmitió, lo que provocó que una ciudad de por sí muy concurrida de pronto tuviera ríos de aficionados caminando en las principales arterias, como la Avenida Nevsky, buscando un sitio donde ver el duelo.

La emoción fue a tope con el primer gol ruso, pero más con el empate a dos tantos casi al cierre de los tiempos extra, lo que devolvió la esperanza del pase a la Semifinal.

"¡Akinfeev, Akinfeev!", coreó la afición rusa cada vez que su portero se disponía a tratar de atajar un penal.

El último disparo croata apagó la luz pero fuera de dos o tres personas que no pudieron evitarlo, el resto de los rusos aguantó el llanto y decidió celebrar igual, como si fueran los ganadores, como si tuvieran el título mundial por su toque de anfitrión.


0 vistas

© 2017 Radio Origen Comunicaciones. Todos los Derechos Reservados 

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon