Muestran avances científicos en Londres



Investigaciones científicas dignas de la ciencia-ficción más creativa se muestran desde este lunes en la Royal Society de Londres, una cita donde el público puede explorar las estrellas, las prótesis de manos más modernas o nanotecnología avanzada.

La Exhibición de Ciencias de Verano durará una semana en la capital británica y, según la directora de comunicación de la institución, Bronwyn Friedlander, se espera que acudan entre 14 mil y 15 mil personas.

Conformada por 22 casetas, la feria contiene los avances más innovadores del campo científico inglés.

Es el caso de unas prótesis de manos desarrolladas por científicos de las universidades inglesas de Newcastle y de Keele, que investigan las conexiones musculares mediante las cuales el antebrazo controla el movimiento de los tendones de los dedos.

"Todas las señales del cerebro van a los nervios", explicó Dimitra Blana, una de las encargadas del estudio, por lo que registrar cada músculo que facilita el movimiento permite avanzar en las prótesis hasta poder jugar a piedra, papel o tijera.

El público puede ver una demostración de ese uso o, por ejemplo, jugar con distintas personas para tocar los bongos.

En el campo de la optometría, se ha presentado un test para comprobar si se padece la enfermedad de los ojos secos, originada por la falta del parpadeo necesario para mantener la película lagrimal del ojo.

Las científicas españolas María Vidal-Rohr y Laura Rico del Viejo participaron en un equipo con distintas instituciones europeas para desarrollar un método de diagnóstico estandarizado de la afección.

"Ojos secos siempre ha habido", puntualizó Vidal-Rohr, si bien hoy en día es mucho más habitual padecerlo debido a los ambientes de oficina y las pantallas.

Rico del Viejo también indicó que los tratamientos que existen son solo paliativos, pero insistió en que es importante trabajar en un diagnóstico global que permita decidir cuáles son los más convenientes.

Por otro lado, los más interesados por el cosmos estarán de suerte, puesto que la exposición permite visitar Marte a través de una realidad virtual, conocer cómo funcionará el telescopio Webb -que sustituirá al Hubble en el espacio en 2021- o acercarse a las estrellas a partir de los datos de Gaia, el observatorio espacial.

La información recogida por Gaia, que recorre la Vía Láctea desde 2013 y ha abierto los horizontes de la astrofísica, ha permitido que ahora conozcamos, según señaló Tom Comerford, de la Universidad de Cambridge, mil millones de estrellas con una precisión del 1 o 2 por ciento, más de lo que nunca se ha sabido.

En esta caseta, los visitantes podrán observar algunas de las imágenes más espectaculares de Gaia o jugar a un programa de simulación para comprobar cómo son las estrellas binarias.

Y es que, tal y como aclaró Comerford, la mayoría de veces que vemos una estrella, en realidad estamos mirando a dos, si bien del funcionamiento de estos astros todavía no se sabe mucho, confesó.

La nanotecnología -la manipulación de la materia a nivel atómico- también está presente para mostrar cómo puede avanzar los diagnósticos médicos.

Una de sus aplicaciones más inmediatas es un retrete que detecta, por ejemplo, la cantidad de azúcar o alcohol consumido a partir de la muestra de orina recogida.

La exhibición ofrece la posibilidad de exfoliar un átomo y observarlo a través de un microscopio, acercarse a las investigaciones del Zoológico de Londres sobre la fauna o averiguar por qué la nueva balanza Kibble cambiará la forma en que se concibe el Sistema Internacional de Unidades.

A nivel de paridad, las 22 casetas de la exposición son investigaciones dirigidas por mujeres y hombres en un porcentaje del 50 por ciento, según los datos facilitados por Friedlander.

La ciencia más innovadora y divertida estará en la Royal Society de Londres hasta el 8 de julio.


© 2017 Radio Origen Comunicaciones. Todos los Derechos Reservados 

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon