Rastrean la vida más temprana en la tierra a través de Cianobacterias



Usando evidencia genética y fósil, especialistas del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés) analizan las primeras etapas de la evolución de la Tierra.

En el Laboratorio de Geobiología coordinado por Tanja Bosak, del Departamento de Ciencias Planetarias, Atmosféricas y de la Tierra de ese instituto, la estudiante de posgrado Kelsey Moore se centra en la geobiología, el estudio de cómo interactúan la Tierra física y la biosfera.

La línea de investigación se centra en los microbios antiguos del Proterozoico, el periodo de la historia de la Tierra que abarca dos mil 500 millones a 542 millones de años atrás, entre el momento en que el oxígeno comenzó a aparecer en la atmósfera, hasta el advenimiento y la proliferación de vida compleja.

Al principio de sus estudios de postgrado, Kelsey Moore y Tanja Bosak colaboraron con Greg Fournier, profesor de geobiología, en la investigación del seguimiento de la evolución de las cianobacterias.


La interrogante de cuándo las cianobacterias adquirieron la capacidad de realizar fotosíntesis oxigénica, que produce oxígeno, y cuántas plantas en la Tierra obtienen hoy su energía, está a debate entre la comunidad científica.

Para rastrear la evolución de las cianobacterias, los investigadores del MIT extraen de la genética y la micropaleontología. Moore trabaja en modelos de reloj molecular, que rastrean mutaciones genéticas a lo largo del tiempo para medir la divergencia evolutiva en organismos.

En un comunicado, el MIT informó que los especialistas revisan diversas y múltiples cianobacterias bajo un microscopio para encontrar análogos modernos de antiguos fósiles de cianobacterias.


© 2017 Radio Origen Comunicaciones. Todos los Derechos Reservados 

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon