MIEDO.

COLUMNA

DE PE A PA



Por: Alberto Vieyra Gómez.

info@agenciamn.com

AMN. – El miedo es una sensación normal en los seres humanos y los

animales provocado por la presencia de un peligro real o imaginario. Ante

un temblor, se activa en la mente humana y animal el instinto de

sobrevivencia. Para algunos estudiosos del carácter el miedo es vidrío

molido que tritura la mente y el estómago humano. Pero también el miedo

nos sirve para dominar esas situaciones que nos causan terror y

aprehenderlas.

Para los estudiosos de la sociología y antropología, hay otro tipo de miedo

que paraliza, el que nos hace retraernos y nos impide reaccionar para

superar sus causas como, por ejemplo, la muerte o la amenaza de la guerra

o de una macabra peste mundial.

La periodista y psicóloga canadiense Naomi Klein, en su célebre teoría del

miedo sostiene que: “A nivel colectivo, los poderes fácticos que gobiernan

nuestra sociedad utilizan el miedo para someter a los individuos y

mantenerlos en un estado de bloqueo que limite su acción y sus criterios”,

para que hagan exactamente lo que las tiranías gobernantes quieren que

hagan y sin chistar.

Es el caso de la actual pandemia del Coronavirus (COVID-19), que

estremece al mundo y ese terror a la muerte y a lo desconocido, hace que

los seres humanos se vuelvan dóciles como corderitos y obedezcan todo,

desde que hay que lavarse las manos a cada rato, que no se debe saludar

de beso, que se deben evitar los maremagnos y que hay que permanecer

en casa para convertirnos en presas de la televisión y las redes sociales,

pero sobretodo en esclavos del consumismo.

El miedo que el Coronavirus ha desatado desde China, pasando por Asia,

Europa y probablemente ya en América tiene al mundo con el Jesús en la

boca. Su aparición en Italia y otras 4 naciones europeas desencadeno el

terror no sólo en la población de a pie, sino también entre los llamados

especuleros del dinero en las bolsas y es que dicen allá en mi tierra que el


miedo no anda en burros, pues ya suman casi 2 mil 800 muertos por el

Coronavirus.

China, con todo y que no es un país de libertades, bueno México tampoco lo

es, ha reaccionado de manera asombrosa haciéndole frente a la pandemia

construyendo dos mega hospitales para mil y mil 500 camas en sólo 10 y 12

días. Claro, China está nadando en dinero. ¿Pero qué pasaría en una

nación como México donde no hay abasto de medicamentos y menos una

vacuna para palear la peste, merced al negrerismo del presidente Andrés

Manuel López Obrador?, quien según él ahorra y ahorra, pero ese ahorro no

se traduce en bienestar para la salud, la educación y otros rubros y en

cambio, instituciones médicas que eran hasta el pasado reciente

instituciones modelo en América Latina, hoy viven un proceso de

chatarrización, por una equivocada “austeridad republicana” que podría

traducirse en una mortandad a partir del momento de que el Coronavirus

toque suelo azteca.

¿Estaremos preparados para evitar un cataclismo de esa naturaleza?

Por desgracia en México, sólo hay dinero y a manos llenas para las

campañas electorales de unas lacras sociales llamadas partidos políticos,

pero no, para la salud de los mexicanos una prioridad fundamental.

4 vistas

© 2017 Radio Origen Comunicaciones. Todos los Derechos Reservados 

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon