MORENO Y MORENA.




COLUMNA

DE PE A PA

Por: Alberto Vieyra Gómez.

info@agenciamn.com

AMN. – “Andrés Manuel López Obrador es un corrupto ladrón, no sabemos de qué vive y en qué trabaja desde hace más de 20 años. Sus hijos viven en la opulencia y andan a bordo de camionetas Cherokee blindadas, usan tenis de prestigiadas marcas de 15 mil pesos. Tenían razón en el 2006 quienes afirmaban que AMLO era un peligro para México” … “Sí, López Obrador está enfermo necesita con urgencia un psiquiatra, con gusto yo se lo pagaría. Es un corrupto, pero en Campeche se encontrará con la horma de sus zapatos. Y si no lo educaron en su casa, aquí lo vamos a educar…”

Así en el 2015, Alejandro Moreno Cárdenas le declaró la guerra a AMLO y a Morena. En diversas declaraciones tronantes el gobernador de Campeche con licencia, estaba convertido en un auténtico franco tirador contra el peje, pero cuando esté fue electo presidente de la república en el 2018, Moreno Cárdenas se convirtió, para muchos en una sedita y para otros, en un tapete.

Al parecer Alejandro Moreno Cárdenas tuvo que aprender que una de las máximas en política es: “El arte de comer sapos sin hacer gestos y con una sonrisa saber pedir más sapos”, también como decía Santa Anna aprendió que “En política, hay que dárselas al de arriba y pedírselas a los de abajo” y, por último, debió entender que en política se debe tener cinturita de mantequilla y decir a todo “Sí, señor presidente… con mucho gusto, señor presidente… lo que usted diga, señor presidente…”. Con esa cinturita de mantequilla y con esa falta de congruencia política y humana Alejandro Moreno Cárdenas consiguió para Campeche un buen presupuesto durante este 2019, pese a la llamada “austeridad republicana”, convirtiéndose en uña y mugre del presidente de la república. Y eso que hablaba pestes de Andrés Manuel López Obrador, ahora su casi su padrino. ¡Caray que indignidad, que rastrero es el poder, en todas sus formas!

Ahora que Alejandro Moreno Cárdenas se convirtió este fin de semana, aunque con muchos asegunes de fraude electoral, en el jerarca número 55 en la historia nacional del PRI y claro, con la bendición del todo poderoso de Palacio Nacional. Tanta es su adicción de Moreno Cárdenas a AMLO, que ahora sus detractores políticos escriben el apellido Moreno con el color de Morena ¡Válgame la morenita del Tepeyac!... Alejandro "Alito" Moreno, por aquello de su cercanía con Amlito, es motivo de chunga para propios y extraños.

No faltan las lenguas de doble y triple filete que sostienen que el PRI tendrá que cambiar ¡hasta de nombre!, para no arrastra un negro pasado y sugieren algunas propuestas como PMM (Partido Morenista de México), PSCP (Partido Siempre Caemos Parados), PRI-MOR (Primero Morenos que Muertos) y algunos más que irán saliendo como Di, NO (Democracia Interna No). Esa es la fuerza, esa es la dignidad política con la que llega “Alito” a dirigencia nacional del PRI.

Pero me asalta unas interrogantes: ¿El PRI será un partido satélite de Morena o Morena, que aún no es partido, sino un Movimiento sin identidad política en el que hay de chile, de dulce, de sal, de manteca, y de chorizogate… entre muchos más se convertirá en el nuevo PRI? Otra pregunta capciosa: ¿Fue Morena el que llevó a AMLO a la silla presidencial o esté a Morena y que pasaría de Morena si AMLO no llegará a concluir su mandato, se convertiría en el nuevo PRI?...




10 vistas

© 2017 Radio Origen Comunicaciones. Todos los Derechos Reservados 

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon