Taquero aparta lugar con bolardos en San Andrés

El comerciante impide el uso de ese espacio para los vehículos con el objetivo de dejar libre el lugar para su negocio


Aunque el fin de los bolardos es resguardar a los peatones en su paso por la vía pública, en la Colonia San Andrés, en Guadalajara, les dieron un nuevo uso: apartar un espacio en la calle para que nadie se estacione en el lugar donde un taquero se instala a diario.


El mobiliario urbano se puede ver sobre la calle Álvaro Obregón, al cruce con Huertas, donde dos bolardos apartan más de cinco metros de la rúa.


Frente a este lugar, un comerciante cargaba mercancía en su camioneta que estaba estacionada en línea amarilla, dado que el otro espacio libre estaba reservado a perpetuidad.


El comerciante indicó que esas estructuras llevan más de un año en ese lugar para delimitar el espacio del comerciante informal, quien utiliza los bolardos por las noches para colocar sus ollas con salsa, cilantro y cebolla.


En los alrededores no hay bolardos de este tipo, sino que son muy similares a los que se colocaron a lo largo de la Calzada Independencia, principalmente en los camellones por donde camina la gente que toma el Macrobús. No es claro si estos dos pertenecen al Gobierno del Estado o al Ayuntamiento.


Esas piezas son fácilmente arrancadas por los vehículos que las golpean por accidente al dar la vuelta, dado que su altura no permite verlas muy bien. En varios puntos se les puede ver tendidas sobre el suelo, por lo que es fácil llevárselas.


El pasado lunes las autoridades tapatías informaron que han retirado a unos 400 apartalugares y más de 200 objetos que los mismos utilizaban para evitar que cualquier persona se estacione.

© 2017 Radio Origen Comunicaciones. Todos los Derechos Reservados 

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon